logotype

LA   VOZ   DEL   SAHARA

CUBA

 

Mi relación con Cuba se limita a mi participación en el XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se celebró en La Habana en 1978. Su lema era: ¡Por la solidaridad antiimperialista, la paz y la amistad! En él participaron 145 países. Recuerdo también que en aquél verano tuvo lugar un golpe de estado en Mauritania que permitió la liberación de los territorios que había ocupado en el Sáhara Occidental.

Tuvo lugar a finales de julio y asistí con el grupo Mártir Luali, que se había creado a principios de año. Viajamos a Cuba en barco, tanto a la ida como a la vuelta. Salimos del puerto de Orán. Fueron 15 días para ir y otros tantos para volver. En la isla estuvimos la semana que duró el festival.

El barco transportaba a las delegaciones de los países africanos que participaban en el festival, de modo que cada noche organizábamos nuestro particular festival con conciertos de los músicos que viajábamos. Así se hizo más llevadero el trayecto.

En el momento de nuestra presentación, la delegación marroquí nos atacó con piedras, tomates y huevos. Las fuerzas de seguridad cubanas y argelinas nos defendieron. La dirección del festival canceló la participación de Marruecos en el evento.

Menos suerte tuve 30 años después con CUBADISCO 2008, dedicado a África y su diáspora. Había sido seleccionada para asistir pero andaba renovando mis papeles y no llegaron a tiempo. Fue una pena pues mi hijo mayor estaba estudiando allí y tenía doble motivo para ir.

My relationship with Cuba is limited to my participation in the XI World Festival of Youth and Students held in Havana in July 1978. The theme of the event was “anti-imperialist solidarity, peace and friendship”. It was attended by 145 countries. During July 1978, I also remember the military coup in Mauritania and the consequent liberation of the occupied territories in Western Sahara previously invaded by aforementioned country.

I went with the group Martyr Lualy, being my first participation with the band after its creation in 1976. We travelled to Cuba by ship from Oran. The ship was carrying delegations of African countries participating in the festival. The long trade took 15 days to Cuba. On board, we organized our particular concerts with the touring musicians. This cheerful mood made the journey more bearable. On the island, I stayed during the week-long festival.

At the time of our presentation, the Moroccan delegation attacked us throwing stones, tomatoes and eggs. At that moment, the Algerians and the Cuban security forces defended us. The festival organisation decided to cancel the participation of Morocco in this international event.

I had even less luck with CUBADISCO 30 years after 2008, dedicated to Africa and its diaspora. I was selected to attend but my new passport did not arrive on time. It was a shame because my oldest son was studying there and had double reason to go to Cuba.

© 2017  Mariem Hassan | Voice of the Sahara   legal notice / privacy policy